10 ene. 2017

Cinismo

Puedes decirme lo que quieras, estas en tu derecho de reprochar mi actitud. ¿Cuánto te puede durar el gusto?.

Me levantare de la cama sin darte un beso, me bañare sin llamarte para que me acompañes, me vestiré y por primera vez no veré tu cabello alborotado, tu maquillaje descompuesto ni tu cuerpo desnudo; aun mejor, no disfrutare de la ternura de ese momento en que no existe lo superficial del glamour que te caracteriza.

Satisfecha y agotada no sabrás de la patanería de mi ausencia. Me castigo con tu adiós, me consuelo con tu olvido.

De haber seguido las reglas sabrías que al salir de la habitación, tu lugar y el mio lo ocuparía cualquiera.


Cerrare la puerta sin remordimiento, ya todo esta dicho. Aun con tu aroma en mi cuerpo me alejo, se que me arrepentiré si se desvanece y aun estoy cerca.

La obscuridad me aterra, sobre todo ahora que no me alumbran tu mirada. Sera caminar a ciegas, con los ojos cerrados para no ver el camino mi huida, así aun que quiera, no podre regresar.

Tus uñas aun tienen rastros de mi piel, mi labio aun sangra y aun me pregunto si olvide algo en esa habitación y si te habrás quedado con mucho mas que eso.

   Mi escape esta completo. No puedes saber donde estoy. Este remedio es amargo, pero efectivo. Así me aseguro que no hay recaída.


Recibirás una llamada de un momento a otro, y sabrás que no estoy ahí. Mentiras de nuevo en tu llamada y molesta me enviaras de nuevo el mensaje en que derrochas tu cinismo.

¿Volveré a caer en tu juego?, para que me hago tonto, si soy adicto a tus deseos.


No hay comentarios: