Entradas

Mostrando entradas de julio, 2010

Profecias cap 2

-"¡Hola! ¿Te acuerdas de mí?

Me gustaba verte a la distancia, siempre me has gustado eres una chica muy linda, pero nunca me atreví a llamar tu atención, quería que cuando llegara ese momento tuberías una buena impresión de mi, pero no fue así, llame tu atención una tarde que me viste estrellarme en un poste por no poder dejar de verte. Me vi ridículo pero a pesar de eso nos hicimos amigos y esa misma tarde salimos, recuerdo que deseaste volver a vernos y pasarla tan bien como aquel momento… Ahora te vuelvo a ver, me entero que eres real y no serás mas parte de un bello sueño."-

A Teresa le pareció interesante aquel mensaje, lo pensó un momento y contesto ese y muchos otros mensajes esa misma noche. Cuando ya el sueño le vencía, se despidió, apago la computadora y se acostó a dormir, pero Bogart seguía en su mente esa noche y gran parte del día siguiente.

Con el paso del tiempo, las pláticas se hicieron más largas, cada día era algo diferente, imágenes, versos, poemas, cancio…

Odio este maldito día…

Hoy en la mañana me sentí muy extraño, me desperté más temprano que de costumbre y me sentía inquieto, la verdad no recordaba que día era hoy, el día que más odio de todo el año. Sera que cada año me doy cuenta que estoy completamente SOLO.
Desde muy chico creí que este día debía tener algo especial, algo mágico, algo que no podía tener ningún otro día, con el tiempo aprendí que, si es un día como cualquier otro, está bien. Ahora estoy convencido de que este día es el peor del año. Además de que jamás paso algo mágico, parece que es un día de conformismo, pues todos en mi familia me recuerdan que algún día un medico me había desahuciado, y que a pesar de todo aun sigo aquí.
No dejo de pensar que a cada paso en mi vida he hecho lo posible por arruinar los grandes planes de mis padres y por lo tanto arruinar mi propia vida. Ahora a la mitad del camino no tengo la más mínima idea de lo que quiero, no conozco mis capacidades o si en verdad tengo alguna.
Hoy como cada año me regañaron, est…