22 nov. 2011

El correo que no me atrevi a enviar (ojo por ojo)

Hola.........

No se cuando puedas ver este correo, solo espero que pase mucho tiempo y que sobre todo tengas tiempo para leerlo, si tienes prisa te recomiendo que lo leas despues. Yo lo escribo ahora porque es ahora cuando tengo el valor.

En pocas palabras si hablamos de sentimientos. Me dijiste una vez "Estoy enamorada de ti, y no me lo explico solo se que me conoces mejor que yo misma".
Ahora me dices que no estas enamorada, que solo me quieres, y creelo ò no, por ti conosco ese sentiemiento.

Te pregunte ¿me queieres? (como un verdadero imbesil) y me dijiste mucho motivos.
Porque estoy para ti, porque te apoyo, porque te protejo, porque no importa lo que hagas estare ahi para ti.

Nunca dijiste nada relacionado con un sentiemiento...

Se como te sientes,.... porque tambiente hable con la verdad y te dije que a "Alguien" me ayudo, me apoyo, me cuido, pero ya no la amaba solo la queria. Y me costo dejarla porque la verdad le debia mucho NO LA AMABA. y ahora se lo que ella siente.

Habia escuchado que no hagas lo que no te gustaria que te hagan, Y me paso!!!! y me lo meresco

TE QUIERO y se lo que se siente estar con alguien al que no puedes amar

Aqui termina todo Adios demonio.

1 mar. 2011

Heroe por miedo

La comida era familiar, mis tíos y primos de provincia vinieron a visitarnos, todos alrededor de la mesa, la casa era un barullo por completo había muchas voces y risas, se hicieron muchos círculos cada uno con un tema diferente. Comiendo y platicando se iba la tarde, los mas pequeños jugábamos, peleábamos y solo hacíamos cortas vueltas al plato de comida para seguir en lo nuestro que en ese entonces yo formaba parte de este grupo con tan solo 9 años.
Yo no recuerdo que era lo que estaba haciendo, pero lo deje de hacer cuando el grito desesperado de mi mamá callo las voces distorsionadas de las conversaciones, “mi hija se esta ahogando”. De pronto todos callaron y voltearon a ver a mi mamá que con desesperación le pegaba en la espalda a mi hermana de 3 años que tosiendo con la boca abierta y las manos en el pecho sentían que el aire se le terminaba. Los presentes pasaron del silencio a la histeria en solo un segundo, todos se amontonaron, queriendo ayudar pero la realidad es que mi hermana solo pasaba de las manos de uno a otro y solo para que le siguieran pegando en la espalda, intentando darle de tomar o meterle mayonesa que según para que resbalara, pero todo era inútil, yo miraba desde atrás de toda la bola de mi parentela como se desesperaban a cada minuto mientras mi hermana comenzaba a ponerse morada, alguien grito que la sacaran al patio para que tuviera mas aire, al sacarla al patio notaron que sus piernitas perdían fuerza y ella estaba aun mas morada, los gritos desesperado de mi madre hicieron que yo entrara en un estado de pánico que hasta ahora el recordarlo me hace estremecer.
Parecía que en cada instante en que mi hermana se ahogaba a causa del bocado, todos los demás nos ahogábamos en un estado de desesperación y de impotencia al no poder ayudarla.
Recuerdo bien ese momento en el que una de mis tías sostenía a mi hermana y al ver que perdía fuerza la soltó se arrodillo y abrió los brazos al cielo. No se si fueron sus plegarias, pero en ese momento todos se hicieron a un lado y pude ver a mi hermana. Recordé que en un programa de televisión vi que a alguien que se ahogaba lo apretaban de la panza y fue así como lo hice.
Apenas en el primer apretón el bocado de carne salió por su pequeña boca, comenzó a toser y a respirar con desesperación tratando de recuperar el aire que le hizo falta en ese infernal momento. No se quien me empujo, pero vi como todos comenzaron a abrazar a mi hermana y mi mamá corrió a hacer lo mismo.
Después de ese momento creo que solo hubo unos comentarios de que habían visto lo que yo hice, pero estaban mas aliviados que agradecidos por lo que había pasado.

11 feb. 2011

¡Lo que mas te duele!

Ya me canse de que me mires así, las primeras veces me dio risa, pero el mismo chiste cansa cuando se cuenta por quinta vez. Y veo que ni tu entiendes porque me odias, siempre sacas algo diferente, cualquier pretexto para hacerme rabiar. Criticas lo que hago y lo que digo, tratas de imitarme y luego dices que hago y digo puras pendejadas.
Te voy a hacer las cosas más fáciles, para que no la pienses tanto.
¡Lo que mas te duele… es que soy mejor que tú!

4 feb. 2011

Rompecabezas



Simplemente no entiendo tu proceder, saliste de mi casa con la furia al borde de la detonación, empujando a cuanto se te atravesaba y con las lágrimas en los ojos. Si ni siquiera lo conocías y ya sentías que era importante de tu vida, ¡y claro! como siempre me ignoraste, y de todas formas como siempre salí tras de ti para consolarte.

¿Cuando me escucharas? Sabias que aquel tipo de porte bravucón y mirada de maniático no era para ti, pero en esa noche estabas disponible, buscabas acción como si esa noche fuera la ultima, y ahí vas con tu clásica mirada atrayente y tu risa aceptación, siempre útil para tus días de seducción, como si te hiciera falta; quien te ve pasar trata de no perderte de vista, y hasta los he visto tropezar por no dejar de verte.

El tipo sintió que el suelo que pisaba no lo merecía, se pavoneo y hasta camino raro cuando se acerco a ti, una hora después ya lo estabas besando, después te perdí de vista.

A veces pienso que es la falta de cariño, porque el que te tengo no encaja para llenar tus eróticos deseos ni las fantasías de escapes románticos, ni los momentos de que se mueren entre promesas de “eres lo mejor de mi vida”.

Nada te ha servido para mantener a alguno de esos idiotas a tu lado.

Aquí estoy como siempre secándote las lágrimas y poniéndote mi hombro, en silencio y escuchando tus múltiples reproches, esperando a que te tranquilices para tratar de hacerte sentir mejor, hacerte reír y recordándote que no importa cuantas veces te pase, siempre estaré ahí como experto en rompecabezas cuando tu corazón este hecho pedazos.

2 feb. 2011

Como desde el principio

-No pretendo esperar algo de ti, hace tiempo ya no lo espero, acepto el adiós como se acepta lo inevitable. Acepto que tú no eras para mí, fuiste lo que nunca quisiste ser, un momento.-
Quizá esto fue lo ultimo que debí escribir para asegurarme que jamás me buscara… como si en verdad eso pasaría algún día…, y a quien engaño, me muero porque suene el teléfono y su nombre se asome en la pantalla del celular o quizá ir a subirme al mismo trasporte que ella toma y encontrarla “por casualidad”.
Pero no llamara y quizá jamás la encuentre, aun que día a día no me despegue del teléfono y cada que me suba al trasporte la busque entre la gente, ella seguirá ahí donde siempre estuvo desde el principio “ en mis sueños”.

27 ene. 2011

El pretexto (¿Bailamos?)

El calor se sentía en su apogeo, la música a todo lo que daba y las botellas ya en su mayoría vacías igual que la cordura y el pudor. El baile era el pretexto perfecto para frotar nuestros cuerpos, haciendo aun más cálido en momento, entre vueltas y movimientos lentos de vez en cuando también rosaban nuestros labios, me dejabas acariciar tu cuello disfrutando tu perfume dulce que combinaba bien con un leve aroma a cigarro. Y yo que ni siquiera conocía tu nombre y ya quería consignar tu cintura. Fue solo una mirada y una sonrisa que te invito a la pista, ni si quiera lo dudaste, te levantaste y tomaste mi mano, y toda la noche es nuestra, no se si te presentaste sola, para mi no había nadie mas ahí que tu, tratando de seguir el movimiento de tus caderas y adhiriéndome a tu piel suave esperando el momento perfecto para decirte: “Vámonos de aquí”

18 ene. 2011

Lamento silencioso

¡Ha! ¿Y crees que aun pienso en ti? ¿Qué te volviste indispensable para mí? ¿Crees que vales lo suficiente como para que vengas a echarme a perder mi vida? Solo fuiste un momento y uno muy malo por cierto, olvidarte será fácil pues no es difícil encontrar a alguien como tú porque las hay por miles. Sera fácil olvidarme de tu hipocresía y de tu falsa bondad, no extrañare tus mentiras que fueron muy malas ni extrañare tus sarcasmos ni tus fastidios. Solo fuiste complemento para cubrir mi soledad, manto de mentiras que cubrió mis ojos y atonto mis sentidos.
Y ante lo que parezca, no es mi ardor lo que escribió estas palabras, solo es mi rabia de querer y no poder olvidarte.